Archivo de la etiqueta: guerra

Él y ella en la adversidad

Por esas extrañas circunstancias que tiene el mundo, de esas que los hombres y mujeres buenos de este mundo no entienden, se genera un conflicto de entre pueblos que lleva dolor y sufrimiento al mundo. El joven sentado en su trinchera haciendo su guardia diaria, empieza a recordar momentos de alegría y felicidad. Recuerda cuando corría por el campo, cuando jugaba con su perro, cuando regresaba a casa muy sucio y su madre le resondraba, pero luego de eso, recordaba aun más, cuando ella lo bañaba, lo vestía y luego ponía delante de él comida caliente. Son momentos en el que el soldado se quiebra, cuando su casco oculta su rostro y las lagrimas caen. En su soledad, recuerda a su madre.

Ella esta despierta todos los días con el canto de gallo. Ama la tierra, la labra y cosecha de ella lo que la mantiene a ella y gran parte del pueblo en el que vive. Al ver el arado que arrastran las vacas recuerda a quien lo dirigía, recuerda al hijo que la guerra le arrebató, lo vistió para el combate y le dio armas para matar a otros hombres, en nombre de otros hombres, en nombre de una nación.

El cielo se torna gris, con luces en el cielo, el combate ha empezado. Muchos rezan antes de salir a abatir al enemigo, muchos caen al salir de sus trincheras. Él, sobreponiéndose al miedo, sale del agujero que lo protegió por unos días, corre hacia el enemigo, sus ojos muestran valor y odio, miedo y tristeza, un destino incierto el de no saber si podrá volverá los brazos de su madre, a arar la tierra, a ver el cielo azul y no gris.

Las noticias llegan, las batallas se han vuelto más duras, la preocupación invade al pueblo, pero todos guardan esperanza, una madre espera en el banquito que él construyo, para que pueda verlo llevar del colegio.  Recuerda el día que lo vio decidido ir por martillos, serrucho, madera y clavos, recuerda orgullosa verlo entregarle el banquito con acabados toscos, el corazón se le salía del pecho, como ahora, solo que no es por orgullo, sino por miedo, miedo al no volverlo a ver.

7 años han pasado, la guerra ha terminado. Muchos han regresado con sus familias y mucho se quedaron en los campos de batallas, solo las medallas fueron recuperadas, un consuelo sin valor para sus seres queridos. Ella sigue esperando, cabellos blancos han aparecido, la tristeza ha ido consumiéndola, pierde la batalla ante el dolor. Un día más vuelve sola a la casa llena de recuerdos.

Ella cosecha en el campo, sola, triste, le acompaña el perro que su amado hijo dejo. Las fuerzas no son las mismas que hace 7 años, se siente algo cansada, la tristeza de la guerra ha socavado  sus esperanzas, ella mira el cielo azul que en muchas ocasiones los acompaño a ambos, madre e hijo compartiendo el trabajo, tostándose la piel.

Cuando ha terminado de cosechar, lleva su cesta algo pesada. A lo lejos, ve acercarse  a alguien, que entre lagrimas suelta su mochila y corre hacia ella, ella solo eleva una agradecimiento a Dios, él ha regresado.

La abraza con todas sus fuerzas, la besa en la mejilla, mejilla que tiene algunas arrugas. Recuerda los momentos duros que vivió allá en combate, del cielo gris que cubría ese lugar, del hogar que dejo, de la madre que tuvo que sufrir con su ausencia. Los dos van a casa. Él levanta la mirada y eleva un agradecimiento a Dios. El cielo es azul y el sol brilla intensamente.

Felíz día Mamá 🙂
Mirkosoft!!!!